Ésta es la razón por la cuál debemos tener experiencia.

La #experiencia es un peine que te dan cuando ya te quedaste calvo.  También había otra frase por el estilo que la sabiduría popular inmortalizó en una pared: “cuando supimos las respuestas, nos cambiaron las preguntas”. A lo largo de mi vida he tenido en muchas ocasiones la sensación de llegar tarde a las cosas porque todo discurre muy deprisa y yo soy lento.

Al pasar los años como religioso he entendido algunas pocas cosas… A veces solo provoca irse al #mar y relajarse porque la #vida es compleja…

Tengo 2 #divorcios, no soy un angel ni me interesa serlo,decía un filósofo he sido delincuente, padre, académico, depravado…no es que sea perfecto pero entendí que cuando alguien se sienta delante de ti, tienes que tener algo de experiencia,¿qué puedes explicarle a alguien de las consecuencias de la #infidelidad si nunca te han montado cachos? ¿qué sabes tú de un #problema judicial si nunca los has tenido? o ¿cómo le dices a un tipo que le diagnosticaron un tumor que se quede tranquilo si jamás te ha dado ni lechina?

Pero lo peor, es que cuando vives todo ésto y estás preparado para orientar a otros, los necesitados desaparecen, tus compañeros #consejos se reservan.

Creo que el secreto de las religiones, es darte la oportunidad de controlar tu #vida, pero estoy convencido que la vida es para vivirla intensamente, pues es una manera de alcanzar la #felicidad o la #plenitud.

Cuando alguien viene a mi consulta, al final su “yo interior” busca vivir intensamente pero a veces lo hacemos de la peor manera… créeme llevo una vida intensa…

Hay personas que quieren un viaje, otros el éxito económico algunos solos complacer sus instintos, está en el sacerdote orientar en función a lo vivido para que tenga la mejor elección…no hay nada de magia, solo experiencia.

Escucho de muchos mayores “Se lo dije” “Eso estaba en su Ita” pero resulta que como tú nunca lo viviste, tu narración oracular carece de poder, tu palabra no tiene fuerza, simplemente por no tener experiencia y tú ahijado lo siente , su “yo interior” no se convence y en consecuencia.

Si puedes elegir entre una felicidad pasajera y otra que conduce a la plenitud total, ¿con qué te quedas?

Te leo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.