Sigue respirando que todo pasa

Me levanté temprano y veo este mensaje en mi inbox: “Carlos tengo una situación, quiero irme de #Venezuela pero estoy bajo una investigación penal y aún no me han dado permiso de salir del país, estoy desesperada he hecho de todo y no veo que se resuelve nada, no aguanto vivir más en esta situación”

Estimada Clara:

Cada vez que te encuentres ante una situación difícil, en lugar de darle vueltas al problema, lo que no te llevará a ningún sitio más que a la desesperación, concéntrate en buscar una solución e intentar definir los pasos que te permitan alcanzarla. Eso te ayudará a abandonar el pensamiento negativo y el inmovilismo. En general, ponernos metas (siempre que estas sean realistas) nos da una perspectiva más positiva en la vida y nos impulsa a seguir adelante. Si el problema o lo que te preocupa es algo que no puedes cambiar, trata de asumirlo y acepta que la vida a veces es así de “injusta”. No tiene sentido que desperdicies tu energía preocupándote. Pensar en ello continuamente lo único que hará es frustrarte aún más.

Como las sonrisas o los bostezos, el optimismo y el pesimismo también son contagiosos. Procura rodearte de compañías positivas, ya que eso será muy beneficioso para tu estado de ánimo. Del mismo modo evita, dentro de lo posible, a las personas pesimistas y criticonas. Y si no puedes eludir al aguafiestas de turno, procura tomarte sus comentarios con humor,piensa que ser tan gruñón tiene hasta un punto ridículo y trata de contrarrestar de este modo su negatividad.

Sigue respirando y recuerda que todo pasa! ¿Qué otra recomendación le darías a Clara?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.