¿Por qué se cobran las consultas?

A muchas personas no se le ocurre pensar que un sacerdote de nuestra religión también dedica toda su vida a estudiar y a prepararse para ayudarles de muchas maneras. También algunos piensen que sacerdote y/o sacerdotisa puede ser cualquiera, y que detrás de estas ocupaciones se encubren muchas formas de fraude y engaño; esto es cierto también, pero, ¿acaso no hay también muchos profesionales malvados e inescrupulosos en nuestra sociedad, médicos, abogados, maestros? Para algunos es muy fácil pensar que por un bien recibido del más allá, por mediación de un sacerdote, el pago por los servicios de éste corre exclusivamente a cargo de los #Orishas. Aquí se aplica estúpida y egoístamente la relación patrón y empleado; creen que como el sacerdote es empleado de las deidades, son estas las que deben recompensarle por su trabajo…¡nada más absurdo!. El sacerdote y/o sacerdotisa #orisa también es un ser humano; nace, vive y muere como todos los seres humanos; básicamente tiene las mismas necesidades materiales de vida que los demás, y el servicio social que presta a la humanidad, lo realiza en la tierra, entre los seres humanos, por tanto; también tiene que vivir como seres humanos.

No hay razones para pensar que un sacerdote y/o sacerdotiisa , por el simple hecho de ser un religioso(a) , está obligado(a) al altruismo…entonces, ¿quién le brindaría el sustento a este sujeto?. ¿cómo se calzaría y se vestiría?. ¿cómo cubriría sus gastos más elementales?. ¿cómo y dónde viviría?. En muchos casos, el sacerdote está acostumbrado a¨sentirse
mal¨ por lo que cobra, el paciente lo sabe y hará lo posible por
dar la impresión de que su salud económica es peor que su
salud corporal o espiritual. El trabajo es un intercambio, no un favor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.