Es hora de cuestionar tus creencias

¿Qué sucedería entonces si por algún motivo te dieras cuenta de que estás equivocado o que existe un camino alternativo para aquello que has estado haciendo durante tanto tiempo con los santos por ejemplo? ¿Valdría la pena cambiar? No hace falta que te diga la respuesta porque se encuentra dentro de ti.

Las #creencias que actúan como zancadilla para tus propios intereses -o los de las personas a las que quieres- son muy peligrosas. El problema reside en que no las solemos detectar. Están siempre presentes y lo único que hacen es volvernos personas cerradas al razonamiento y al debate. En definitiva, al enriquecimiento… Probablemente tu casa religiosa tenga defectos pero tú tienes más por tonto.

Seguramente esas ideas nos han servido en otro momento y fueron útiles para situaciones particulares. Pero tal y como las circunstancias cambian y ningún día es igual al anterior las creencias demasiado arraigadas sirven solamente para destruir o para que no avancemos hacia nuestros sueños. ¿Acaso hoy van a dejar de ser católicos, porque es #viernesdeconcilio y no asistirás a la iglesia en #SemanaSanta?

La adaptación ha salvado a muchas especies de la extinción. Incluso los seres humanos debimos pasar por varias etapas hasta convertirnos en lo que somos hoy. Piensa, como persona, ¿no tendrías la capacidad de cambiar y evolucionar para ser mejor que ayer?

Es cierto que la voz interna no te dejará en paz. Las creencias que quieres desterrar se resistirán y te presentarán batalla. Pero eso no importa. Sé firme en tu decisión y no claudiques. Cuestiona esas ideas y comprende por qué han estado al acecho durante tanto tiempo

Pregúntate si te son útiles, te ayudan a cumplir tus metas o cómo modifican tus relaciones con los demás. Luego trata de pensar para encontrar una alternativa a esas creencias. Elige la que sea mejor para ti. Quizás la respuesta no aparezca en un abrir y cerrar de ojos y necesites tiempo y esfuerzo para encontrarla.

Y si necesitas una cachetada solo pídela, no importa si no hiciste el ebbó meta por qué estás en cuarentena, no importa si tú nganga la vió una mujer con regla, en verdad es hora de cuestionarse si te limitas o qué.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.