Cómo romper con una relación tóxica y ritual para conseguirlo

Todos hemos oído hablar del famoso #hilorojo” que une a las personas, el cual no es otra cosa que un cordón #metafísico que liga a las personas, y de acuerdo a las teorías, este entrelazamiento es perdurable, se mantiene en el tiempo y más allá de la cercanía o la distancia.

No obstante, a veces este cordón nos liga de manera muy negativa a alguien, ya sea una pareja amorosa o #expareja, amigos, hermanos, padres y dicha unión nos perjudica y no nos deja avanzar, nos estanca y nos sume en una profunda oscuridad espiritual y emocional.
.

Toma la vela blanca y con algo afilado, escribe en ella tu nombre completo y las palabras “Estoy sanado/a y libre”.
.

Unta la vela con un poquito de aceite de oliva, y espolvorea sobre ella el romero, la ruda o la salvia (lo que tengas disponible).
.

Enciende la #vela. Mientras la vela se quema, di: “Yo [tu nombre completo] corto y separo el cordón que me une y ata a [Nombre completo de la otra persona] de manera definitiva, me libero y me curo con este acto.
Mis razones para hacer esto son [di todo lo que quieras decir, el por qué necesitas corta esta relación, los fundamentos y motivos].
Cuando este ritual termine, terminará también esta relación, seré libre, estaré a salvo, curado/a y ya no volverá a molestarme de ninguna manera. Está mandado, ¡Que así sea!” Luego atraviesa y corta transversal la vela(no toda) con un objeto filoso, y corta mientras dices: “Corto esta relación, ahora y para siempre.
Nada nos ata, nada nos une. Soy libre y lo eres tú.
Que cada uno siga caminos separados, buscando su bien.
Que así sea, con ningún mal para nadie. Está hecho. “

Déjala en el suelo parada y que se consuma y debajo coloca el nombre de la persona escrito en un papel de bodega 7 veces.

Para finalizar y cerrar este #ritual para terminar una #relacióntóxica y cortar una atadura, deberás enterrar el papel bajo la vela y también los restos de cera o vela que hayan quedado.

Es importante que entierres esto LEJOS de tu casa, no lo entierres en tu casa. Puedes enterrarlo después, no es necesario que sea de inmediato, puedes hacerlo al día siguiente o en unos días, pero hazlo.

Dios Te bendiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.