¿SER RELIGIOSO O SER MILLONARIO?

Cuando me entero de tantos Mayomberos, Santeros, Babalawos que viven en la opulencia y no por ser buenos sino por las cantidades groseras que cobran y la forma tiránica con la que manejan sus fieles y los mantienen oprimidos con miedo y amenazas, Nos damos cuenta que los buenos religiosos se irán extinguiendo y esto es porque ya no son mayomberos, santeros o babalawos de conciencia sino sólo de iniciación. Tenemos que considerar la espiritualidad como un arte, no como un negocio, sabemos que las personas que se dedican al verdadero arte no les van muy bien económicamente o al menos no de inmediato, pero sin embargo no les importa su economía. Y en el camino espiritual llamese Mayombe, Osha u Ifa, sucede lo mismo, si quieres ser religioso, lo material no debe alejarte de tu propósito. En la actualidad se busca una carrera universitaria o en el peor de los casos una iniciación; como una forma de hacer dinero. En el caso de la verdadera espiritualidad el ser un Ngangulero, si le va bien en lo económico, social, familiar y de salud es el resultado de que ah aprendido con humildad y está haciendo lo correcto. El mayombero debe ser un artista de la sanación y buscar para cada persona una nsala especial, no se deben utilizar “limpias, despojos, tratados” que quitan miles de brujerías, eso definitivamente es charlatanería. Cada limpieza, cada nsala, cada tratado, cada mensaje, cada ngando, tiene una acción, un tratamiento y un resultado especial según la persona. Se deben ver a las personas que nos buscan como lo que son. Seres dañados, afectados, emocionalmente, que buscan la solución de sus problemas y sobre todo con afecto y comprensión. El sacerdote debe ser el sanador espiritual que la gente espera y ansía. Y no el sujeto que le quitara el poco o mucho dinero que tiene y que hará trizas su fe y esperanza. Iniciarse lo hace hoy en día cualquiera y en el culto que sea, ya que eso es culpa de quien los inicia, pero atender personas permitir que tomen decisiones importantes en las vidas de individuos es una responsabilidad enorme, debe ser buscando primero el bienestar espiritual de quien nos busca y para eso debemos ser nosotros quienes seamos plenos y sanos en espíritu. Si bien es cierto que hay que cobrar para vivir, eso lo dará según los resultados y el buen trato de uno para con las personas. Y es inegable que hay gente que aun estando en la peor de las situaciones en lo que a brujería se refiere aun regatean y se limitan para curarse, (aunque algunos ya vienen con antecedentes de haber sido atendidos por charlatanes) Y hay algo muy importante de mencionar. Las limpiezas, baños, nsaras y ngandos que usamos no es que sean caros. Lo que es caro es LA BRUJERIA que elimina. Puesto que usualmente la brujería, mala suerte o atraso que lleva a la persona, a visitar al sacerdote, es algo que le ha hecho gastar demasiado dinero; Así como quien se la hizo le costó una suma considerable, y esto no lo ve la gente, sobre todo cuando se trabaja como Nsambi lo manda y la gente recupera su bienestar. Y no como lo hacen los estafadores que cobran aunque no resuelvan o ni sepa hacerlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.