La provisión siempre será escasa, pero el proveedor será permanente.

Es importante saber que nuestra relación con los santos no debe depender de las necesidades temporales que tenemos pues eso equivaldría a verlos como una tienda de abastecimiento y no como nuestro Ángel de la guarda que quiere nuestra salvación y alcancemos nuestro propósito.

A muchos nos han enseñado a pedirle a Dios, los santos, espíritus y muertos en nuestras necesidades, a suplicarle para que solucione todo aquello que se escapa de nuestras manos.

Pero resulta que los santos no es un medio para conseguir lo que queremos: es lo que necesitamos. ¿Por qué Oshun,#Eleggua, etc. no me da lo que le pido tanto?

Oshun, Eleggua no te dará nada Y no porque sean malos y los santos nos la arrebate sino porque es importante que aprendas a redescubrir que ni la suerte, ni la promesa, ni la bendición, ni la larga vida tienen razón de ser cuando nos hemos apartado de su amor y adoración, que es lo verdaderamente importante.

Por eso, al perder lo que con ahínco pedimos a los santos en oración, lo que debemos pensar no es el valor de la pérdida sino la causa de ella. ¿Qué era lo realmente importante para nosotros? ¿El Proveedor o la provisión? ¿La bendición de Dios o al Dios de la bendición?

Advertising

Es que no se puede obtener lo uno  sin desear lo otro. Quien quiera bendiciones de Dios debe querer es a Dios mismo, por sí mismo, por el valor que tiene Él mismo en nuestra vida.

En una sana pedagogía te recuerdo que la provisión siempre es escasa y el proveedor es permanente. A los santos no puede vérsele como un medio para obtener lo que deseamos sino como un fin en sí mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.