Mi oración de guerra

Que desee vivir y morir a un tiempo; morir como Tus santos Apóstoles, como Tus viejos Profetas, para llegar a Ti; vivir como Tus abnegados Misioneros, como Tus antiguos Cruzados, para luchar por Ti; te pido, Señor, que mi cuerpo sepa sufrir con la sonrisa en los labios; como sufrían Tus mártires, Señor.

Concédeme, oh Rey de las victorias, el perdón por mi soberbia; quise ser el Soldado más valiente de mi Ejército, el más amante de mi Patria; perdona mi orgullo, Señor.

Te lo ruego por mis horas en vela, el fusil y el oído atentos a los ruidos de la noche; te lo pido por mi guardia constante en el amanecer de cada día; por mis jornadas de sed y de hambre, de fatigas y de dolor.

Si lo alcanzo, ya mi sangre puede correr con júbilo por los campos de la batalla y mi alma puede subir tranquila a gozarte en el tiempo sin tiempo de Tu Eternidad.
Que mis enemigos sean fuertes y bravos para que yo no sienta remordimiento al derrotarlos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.