Cómo enseñar la religión a nuestros hijos

Lo que hace la diferencia es la práctica religiosa, es decir, la participación frecuente en las ceremonias y acciones solidarias promovidas por las religiones. Tales actitudes están relacionadas con el desarrollo de hábitos saludables y, consecuentemente, a una menor propensión a los vicios.
En lo personal no estoy de acuerdo a iniciaciones a tempranas edades en ninguna religión pues estaríamos condenando a un hombre a hipotecar su felicidad entorno a una fe.

Hacerle santo a un niño de 2 años, ifa a uno de 8 y menos aún rayarlo en palo muy niño…la fe debe ser encontrada pero eso es otro tema!

Pero algo que si he notado en los jóvenes es que podemos darle valores que normalmente no encuentran en la casa o la escuela y esto se obtiene de los diversos beneficios de frecuentar ambientes sagrados ( no la casa de santo del chisme con tus ahijadas prepagos o ahijados policías corruptos) Los valores adquiridos en estos ambientes y las oportunidades de cuidar del prójimo hacen la diferencia para la buena conducción de la vida.

Esto es bueno, ¿no es verdad?
Pero la Santería, #Ifa y #Palomonte carece de la didáctica de la enseñanza religiosa y esto se debe a la gran cantidad de “Líderes Religiosos” con mucha economía mental, carentes de inteligencia emocional y que sin duda buscan es el #adoctrinamiento dentro del lenguaje de secta para manipular al #alaleyo.

En el proceso de educación religiosa, Yo al hablar sobre espiritualidad, yo puedo potencializar las capacidades de las personas y tal vez simplemente se reconcilien con DIOS sin nisiquiera hacerse un #ebbo. Yo No voy a adoctrinar al que viene, sino voy a valorar ese repertorio que él trae. La espiritualidad puede proporcionar orden y comprensión de eventos dolorosos, caóticos e imprevisibles, pero si te agarra un un loco simplemente te va a manipular, ya te hará santo, ifa te rayará y tendrás una vida vuelta mierda y peor que como la tenías.

Enseñar nuestra fe en edades tempranas, mostrar un abanico de opciones al conocimiento de Dios y que el joven se convierta en buen hijo hoy para que sea un buen padre mañana.

Pero muchos no están preparados para ésta conversación… Que Dios me los bendiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.