Tienes que cambiar el foco.

Al cambiar de foco, automáticamente tu mente cambia de estado.

Lo que nos ocurre luego es que volvemos a poner nuestra atención en aquello negativo y de nuevo volvemos al estado emocional y mental inicial.

Acuérdate de esto siempre: tu mente busca mostrarte más de aquello donde tú pones tu atención.

Si pones tu atención en algo negativo, tu mente te traerá más de aquello.

Facebook, #Instagram es un ejemplo perfecto de lo que hace nuestra mente.

Cuando tu entras a tu página de Facebook, Facebook no te muestra todo lo que aparece dentro de su red, no te muestra todo lo que han publicado tus amigos, no te muestra absolutamente todo su contenido. Facebook te muestra únicamente una parte. Y esa parte que te muestra no es aleatoria, te muestra aquello que ve que te ha interesado, te muestra más de aquello a lo que le diste me gusta, compartiste, etc. En definitiva, más de aquello donde está tu foco de atención. Y, poco a poco, deja de mostrarte cosas que el algoritmo de Facebook detecta que no te interesan, que ve que no son de tu interés.
¡Pues tu mente hace lo mismo!

Así que imagina que tu mente es como Facebook y piensa que tendrías que hacer tú para que su algoritmo te muestre más de aquello que quieres recibir, ¿en qué te tendrías que enfocar? Pues enfócate en ello.

Y recuerda Saber elegir dónde vas a enfocar tu atención es fundamental para cambiar tu estado emocional y mental.

Por cierto ¿Me sigues en Facebook 🤔?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.