No se meta a brujo sin conocer la hierba!

Hay un refrán que dice “No se meta a brujo sin conocer la hierba”. Los Ozainistas somos unos hombres consagrados al culto a la #energía del monte y la naturaleza, de allí la importancia en la #santeria.

#Ozain, en el #Orisha está conectado con todo lo que compone la totalidad de La Naturaleza; es decir tiene un gran poder y dominio sobre la vegetación en su totalidad (hierbas, bejucos, plantas, árboles, todo el monte) sobre los animales (insectos, reptiles, peces, aves y mamíferos) y sobre los minerales (tierras, piedras, metales, etc.) Es el Propietario de todos los Secretos que componen la #magiaverde #Naturaleza ya depositario de los secretos de las #Ewés.

Entonces los ozainistas somos “El Botánico” de la #religiónyoruba, ya que tenemos que conocer el poder y magia de cada una de las hierbas, el proceso para recolectarlas debidamente, el uso benéfico o perjudicial de cada una, como depurarlas y consagrarlas para su utilización en las consagraciones religiosas, cuales tienen uso medicinal y cuales #espiritual, etc. Mejorando lo expresado anteriormente Ozainista es “El #Botánico, Farmaceuta y Médico” de nuestra religión

Pero hoy día prácticamente estamos en extinción, pues los Mayores, no le dan la posición real a este oficio.
La mayoría de estas tradiciones y conocimientos  se están perdido con el paso del tiempo y debido al desinterés de #Oloshas y Babalawos, pues al creerse “depositarios de la verdad y la razón absoluta” creen que si se obvian esos pasos litúrgicos de igual manera funcionará “la magia”. Están equivocados.

Conozco #Santeros #Babalawos con más de 10 años de juramentación de #Ozain que no conocen más de 10 hierbas, ignoran los nombres en lengua yorùbá, confunden una hierba con otra y jamás han escuchado ciertos rezos indispensables para trabajar las mismas.

Me voy con una reflexión, si UD amigo #babalawo u #olosha está enfermo de gripe ¿se va a curar con una pastilla para la hipertensión?

Imagino que no!

Larga vida a todos los #Ozainistas realmente consagrados y conocen los secretos de su cargo religioso; y que su Aashè siempre perdure entre nosotros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *