Los defectos de los padrinos

… se reflejan muy vivamente en la memoria de quien la espera.. Esa vaina que a la gente le fascina llegar y empezar una ceremonia 2 horas más tarde de lo que se pauta, conmigo no va.

El valor de la #puntualidad es necesario para dotar a nuestra #religiosidad de carácter, orden y eficacia, pues al vivir este valor en plenitud estamos en condiciones de realizar más actividades, desempeñar mejor nuestro trabajo, ser merecedores de confianza.

La falta de puntualidad habla por sí misma, de ahí se deduce con facilidad la escasa o nula organización de tu tiempo, de planeación en tus ceremonias, y por supuesto de una agenda sería.

Para ser puntual primeramente debemos ser conscientes que toda persona, evento, reunión, actividad o ceremonia tiene un grado particular de importancia. Nuestra palabra debería ser el sinónimo de garantía para contar con nuestra presencia en el momento preciso y necesario.

Un aspecto importante de la puntualidad, es concentrarse en la actividad que estamos realizando, procurando mantener nuestra atención para no divagar y aprovechar mejor el tiempo. veces para no ser molesto y dependiente), etc., porque es necesario poner un remedio inmediato, de otra forma, imposible.

Lo más grave de todo esto, es encontrar a #oriateces, #babalawos y #tamboreros que sienten “distinguirse” por su impuntualidad, llegar tarde es una forma de llamar la atención, ¿falta de seguridad y de carácter? Por otra parte algunos lo han dicho: “si quieren, que me esperen”, “para qué llegar a tiempo, si…”, “no pasa nada…”, “es lo mismo siempre”. Estas y otras actitudes son el reflejo del poco respeto, ya no digamos aprecio, que sentimos por las personas, su tiempo y sus actividades.

Ser irresponsable, irrespetuoso con el tiempo de los demás te hace mal religioso.

Como dicen en la Santeria “Deja de ser tamborero y ponte pa la cosa”

ChaoVale

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.