Lo que no sabes de Oshosi

En lo personal antes de iniciarme en la Osha siempre tenia una conexion especial con este Orisha. Bueno tan es asi que mi Padre en el Santo es Inle, quien en algunas regiones de africa es considerado el mismo Oshosi. Ya este fenomeno lo he visto con Olokum por ejemplo en ciertoas investigaciones.

A mi gran Oshosi Se le considera mago y brujo. Su nombre proviene del Yoruba Osóssí (Osó: brujo Sísé: hacer trabajo Sí: para), literalmente “El que trabaja con brujería”. en lo personal considero que cuando llego la osha a america en la trata de escalvo hubo una mezcla de saberes y culturas, asi como en el palo hay una regla sincretizada con la  Osha “Briyumba”, no es descabellado pensar que hubo casas religiosas que hicieron lo mismo en la santeria. Puedo inferir que los santos guerreros en Especial Ogun y Oshosi tienen caracateristicas a una Prenda de palo, No se lavan, llevan palos hierbas, etc, he visto en cuba estas dos deidades en casa de santeros reconocidos, que facilmente pueden confundirse con un Candango de Mayombe!

En lo personal Oshosi para mi trabaja tal cual, no concibo otra forma no solo lo uso para casos de justicia, sino tambien para obras de economia , evolucion y sobretodo de negocios. Pero en lo que es infalible es en la preparacion de polvos magicos.

Yo no le soplo anis, no le pongo  anis, le soplo chamba y va bien, en mi conexion personal creo que es una de las herramientas mas poderosas del olorisha…pero solo trabajar con el requiere de años de ensayo y error.
Una de las obras que no me fallan al pie de Oshosi para la evolucion Economica y cuando cierro un negocio es:


Darle 2 Codornices junto con Ozain , Soplar chamba tabaco, firmo con ozain, luego de esto le doy un candelazo a esa firma, pongo a tostar las codrnices en una fogata se las coloco de addimu, cojo palo ramon, raspadura de frontin, plumas de codorniz y preparo un polvo, este afoche lo soplare saliendo de mi casa el dia de la negociacion.

En el signo de Ifá Oshé Kana nace Oshosi (el cazador); hijo de Oddé y cuya acción más notable, fue que por hacer justicia consigo mismo mató a su madre (Yemayá). Narra la historia mitológica de los códices de la diáspora africana, que Orunmila bajó a la tierra y le encomendó a Oshosi cazar una codorniz, la cual necesitaba Olofi (en otras vertientes del cuento es una paloma); lo cierto es que Oshosi aceptó inmediatamente la encomienda, pues se trataba de una necesidad del supremo. Oshosi cazó su ave y la encerró en una jaula para entregársela posteriormente a Orunmila; cuando al día siguiente llegó Orunmila para que Oshosi le entregara el ave, Oshosi se sorprendió pues no se encontraba en la jaula; Oshosi se molestó y le dijo a Orunmila que le habían robado la codorniz y que saldría de nuevo al monte para capturar otra ave. Cuando Orunmila bajó al día siguiente a la tierra, la jaula estaba nuevamente vacía; ya Orunmila empezó a dudar de la palabra del Dios de la cacería, pero este furioso le dijo a Orunmila que lo esperara, salió de nuevo al monte y cuando regresó traía el ave en sus manos. Oshosi le pidió a Orunmila subir al cielo con él para entregarle el mismo la codorniz a Olofí; Orunmila aceptó y Olofi se puso muy contento al recibir lo que necesitaba y quiso premiar a Oshosi, por ello le dijo que le hiciera una petición, que él se la concedería de inmediato. Oshosi molesto porque había quedado mal ante Orunmila, le pidió que cuando él bajara de nuevo a la tierra y tensara su arco, la flecha disparada diera en el pecho del ladrón que le había robado en dos oportunidades la codorniz; Olofi le concedió el deseo no sin antes advertirle “te arrepentirás de ello”. Ochosi al llegar a la tierra, efectivamente disparó la flecha pidiendo justicia para si mismo, pues fue víctima de dos robos consecutivos. La sorpresa de este Dios yoruba fue grande, al encontrar a su madre (Yemayá), tirada en el suelo del huerto donde cultivaba sus ñames, con la flecha de él clavada en el pecho. Oshosi lloró y prometió no cazar más nunca, pero si proteger a los cazadores.

Comparte ésto...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *