Cuándo se debe realizar un sacrificio a los Òrìşà y bajo qué condiciones.

Cuándo se debe realizar un sacrificio a los Òrìşà y bajo qué condiciones.
A pesar de que, todo ritual que se realice en nuestra tradición debe ser previamente cuestionado y dirigido por los oráculos de Ifá o de Òşà, para saber cuándo se debe realizar un sacrificio y bajo que condiciones, debemos conocer las dos categorías de sacrificios ancestrales:
Los primeros están acompañados de festines o banquetes, en los que comen nuestras divinidades en primer orden y luego, los devotos y sus seguidores; los segundos son los que intentan prevenir las calamidades y lograr compensación para las ofensas.
Mientras que la primera categoría de sacrificios es ofrecida en un ambiente de alegría, la segunda categoría se realiza en un ambiente de recogimiento. Estas categorías se subdividen en los siguientes estilos de sacrificios:
1.- “El Sacrificio de Gracias” (Ebo Opé) se realiza cuando un devoto vence a sus enemigos o’ ha evitado un accidente, cuando ha nacido un nuevo niño en la familia, cuando se ha ganado un premio, entre otras generosidades.
En estos casos el devoto debe apreciar la bondad que las divinidades le han ofrecido y sacrificar los animales preferidos de las mismas. En este estilo de sacrificio se comparte una comida común rodeada de alegría y toques de tambores.
2.- “El Sacrificio Votivo” (Ebo Èjè) se realiza para cumplir con promesas votivas. Por ejemplo: cuando los tiempos estan malos y la ayuda humana no es de provecho, es muy común utilizar las “promesas” delante de una divinidad.
Estas luego de haberse manifestado deben de cumplirse ofreciendo el sacrificio prometido o sencillamente, el exigido a preferencia de la divinidad dada.
Este estilo de sacrificio también se realiza en un ambiente de júbilo y alegría donde se establece la comunión con las divinidades y el ofrecimiento de  comidas, bebidas y toques de tambor.
3.- “El Sacrificio Propiciatorio (Ebo Ètùtù) se realiza para aplacar la ira de las divinidades. Las divinidades pueden experimentar enojo (Òşà máa bínu) por algun error ritual, una profanación de parte del devoto, desobediencia a los tabúes (eewo), entre otras irreverencias.
Por ello, las divinidades pueden provocar hambrunas, epidemias, enfermedades crónicas, casos judiciales, separaciones matrimoniales, así como la muerte immediata o’ diezmar a toda una familia o’ toda una comunidad.
Los infractores tendran que perder el derecho a ciertas pertenencias incluso algunos de los íconos que representan ciertas divinidades, aquellas enojadas. Los oficiantes se encargan de seleccionar hojas especiales asociadas con la calma y la paz para realizar limpiezas y purificaciones.
A pesar de que este estilo de sacrificio se realiza en la actualidad solo en casos de muerte, era común en la antigüedad realizarlo a personas vivas las cuales, eran castigadas por la ira de las divinidades. En este caso se llamaba “Itúto en Vida”.  Durante este sacrificio, los participantes se marcan las caras con una mezcla de carbon y hojas calmantes, como símbolo  de arepentiamento.
Cuando el Sacrificio Propiciatorio” se realiza, no debe haber comedera ni bebedera; no se comparten con los espíritus ni con las divinidades y se evita la alegria además, se hace con rapidez.
4.- “El Sacrificio Preventivo” (Ebo Ojúkòrìbi) se realiza para evitar un peligro o un desastre inminente.
Los peligros y los desastres se pueden prever por mediación del oráculo de Ifá o de Òşà. Es reglamentario que, antes de que un hombre se case con una mujer (o una mujer con un hombre, antes de que un devoto empiece un proyecto de viaje o de una empresa, el o ella deben consultar con el oráculo que le indique la orientación en cómo se ve el futuro, cuales peligros que se pueden presentar y qué se puede hacer para evitar dichos peligros.
Si el oráculo sugiere un sacrificio animal, generalmente se le ofrece a la tierra (Ilé Ògééré) o un ave matada de un fuerte golpe. También en este estilo de sacrificio se evitan la alegría y las festividades.
5.- “El Sacrificio Sustitutivo” (Ebo Ayèpínùn) se realiza para salvar a un devoto de una muerte prematura. Esto se conoce por mediación del oráculo de Ifá o de Òşà. Al devoto que se le anuncia la muerte se le selecciona un animal, preferiblemente carnero o carnera.
El mismo toca la cabeza del animal con su propia cabeza, ora que el animal muera en su lugar y que los enemigos se complazcan con la vida del animal y que lo dejen a el disfrutar de su vida.
El sacrificio generalmente es ofrecido a los antepasados, muchas veces el animal es tratado como un cadáver humano y puede ser envuelto en tela blanca o ropas usadas del devoto y luego es enterrado en un lugar apropiado o en el cementerio (Ibùsùn Òkú).
Este estilo de sacrificio es conocido como “Cambio de Vida” (Ebo Ìràpada Erí) y no se incluyen comidas, bebidas ni festividades. Hay veces que se selecciona una chiva y, en este caso, se lleva a un bosque y es amarada a un árbol. Realmente el animal sustituye al suplicante.
6.- “El Sacrificio de Fundación (Ebo Ìpilè) es el menos común en nuestros tiempos. Este se realiza si un devoto quiere construir una casa.
Primero se le debe preguntar al oráculo de Ifá o de Òşà si el lugar propuesto es el adecuado para edificar nuestra vivienda. Seguidamente se selecciona el animal de preferencia y el sacrificio es realizado a la madre tierra o a los antepasados de la nueva fundación.
Es éste estilo de sacrificio se incluye festividades, comidas y bebidas.
Excepto estas condiciones y bajo la regencia y orientación del oráculo de Ifá o de Osha es que cuando se deben ofrecer los sacrificios a las divinidades.
Comparte ésto...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

2 Comments on “Cuándo se debe realizar un sacrificio a los Òrìşà y bajo qué condiciones.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *