¿Qué pasa si un Tata Nganga destruye o bota su nganga?

 

No es tan sencillo, como muchos piensan Deshacerse de una unganga es un acto muy complicado a consecuencia de los “tratados” que en ella se cimentaron y que en la mayoría de los casos no pueden ser eliminados de forma unilateral, como si borraras una hojahde cuaderno, cuando un Tata Nganga realiza la consagración de su fundamento adquiere compromisos con el nkisi, el Nfumbe, y antepasados que por ella vibran y está impedido de romperlos de forma unilateral sin que este acto tenga repercusiones en detrimento de él y su linaje.

Al despreciar la unganga y botarla sin más, el nganga desprecia todo los pactos realizados y por consiguiente desprecia a todos los ahijados que hayan nacido de ese fundamento y todo los hechizos y potestades que vibran por ese kandango destruye así toda su personalidad mágica, rechaza a su padrino y a su linaje religiosos. Esto tiene consecuencias funestas para todos, en especial para el nganga infractor que rompe unilateralmente los pactos que se comprometió a cumplir y que tendrá que responder por ello. Los ahijados nacidos de esa unganga quedan en un limbo que solo pueden salvar si se acogen a otra unganga y realizan una ceremonia para tal fin de lo contrario están atados a una unganga que ya no existe, todo los hechizos realizados son de facto nulos.

Así que piensalo mejor.

Nsala malekum

Comparte ésto...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *